domingo, 23 de agosto de 2009

La batalla decisiva


La ofensiva de las Ardenas (Bélgica) había sido el canto de cisne de la Wehrnacht. Obligado a retroceder hasta el punto de partida por el contraataque Aliado, VON RUNDSTEDT logró lo que parecía imposible: evitar el cerco de los 300.000 supervivientes de la ofensiva de la ofensiva, replegándose a través de un pasillo de veinte kilómetros de anchura existente entre las fuerzas británicas al norte y los norteamericanos al sur. Los alemanes habían sufrido 90.000 bajas.

Leer más...