jueves, 24 de julio de 2008

Carta Post mortem del GRAL. SAN MARTÍN


Boulogne-sur-mer, 9 de julio de 2008

Al Señor EDITOR de PyD
Don JUAN CARLOS SÁNCHEZ
S / D.


Al fin, mi querido amigo, he tenido la satisfacción de recibir la apreciable de Ud. del 30 de junio del corriente año (1). Le agradezco los diarios, entre ellos, Diario7, que me envía e igualmente el último ejemplar de “Política y Desarrollo”, que he leído con sumo interés.

Hoy, aniversario de nuestra independencia nacional, he meditado profundamente sobre las desgracias que afligen no solamente a nuestra Patria, sino al resto de América y aún del mundo.

Estoy de acuerdo con la profunda reflexión de DONOSO CORTES que para aquellas sociedades que abandonan el culto austero de la verdad por la idolatría del ingenio no hay esperanza ninguna. En pos de los sofismas vienen las revoluciones, y en pos de los sofistas los verdugos.

Los acontecimientos de los últimos años en nuestra desgraciada Patria son sencillamente el resultado de la entronización de los judíos y la judaización de los cristianos. Corrobora lo que afirmo la sistematización de la delincuencia organizada desde el gobierno por KIRCHNER, el cual se rodeó de la Flor y nata de la chocarrera pillería, de la más sublime inmoralidad y de la venalidad la más denigrante…(2). La etapa cumplida por él, sus hermanos y una minoría…despreciada por sus máximas subversivas y de todo orden, ha impuesto por su audacia a treinta y nueve millones de habitantes la situación crítica en que se hallan. (3).

Estoy en un todo de acuerdo con Ud. en que un frente de aliados donde se mezclan judíos, masones y católicos mistongos de todo pelaje ha preparado y colaboran en la instauración de las Repúblicas Socialistas Latinoamericanas (RR. SS. LL.). No debemos olvidar el papel que jugo la masonería y el comunismo en la revolución del 25 de mayo del 2003, y la entrega de la sociedad civil argentina al montonerismo por el matrimonio pingüino.

Me dice Ud. que la escandalosa, y yo la infame e injusta intervención (4) de la colectividad judía en hechos, incita al progrom con fines inconfesables.

En cuanto a la situación de este continente, es necesario no hacerse la menor ilusión: la verdadera contienda en la cual se pretende dividir su población, es puramente social: en una palabra, el que nada tiene trata de despojar al que posee, calcule lo que arroja de si tal principio, infiltrado en la gran masa del bajo pueblo, por predicaciones de los marxistas y la lectura de miles de periódicos escritos por una caterva de apátridas. Si a estas ideas se agrega la miseria espantosa de millones de proletariados,… las probabilidades de una guerra civil por el choque de las ideas y partidos, y en conclusión, la de una bancarrota total, visto el déficit de …millones en este año, y otros tantos en el entrante: este es el verdadero estado de la Argentina y del resto de América (5).

El inminente peligro que amenaza a la Patria (en lo más vital de sus intereses) por los desorganizadores partidos de terroristas, comunistas y socialistas; todos reunidos, a solo objeto de despreciar no sólo el orden y civilización, sino también la propiedad, religión y familia, deben contribuir muy eficazmente a causar una reacción formidable a favor del orden (6).

La caída de NCK no ha producido ningún cambio y continúa lo mismo peor, …ninguna confianza me inspiran general los hombres que en la actualidad se hallan al frente de la administración. Las máximas de odio infiltradas por los demagogos a la clase trabajadora, contra los que poseen, y los diferentes y poderosos partidos en que está dividida la Nación; la incertidumbre de una guerra civil, la paralización de parte de la industria, la disminución notable de las entradas, y la desconfianza en las transacciones comerciales, han hecho desaparecer la seguridad, base del crédito público. Este porvenir debe hacer comprender a la parte sana de la población que es preferible el gobierno del sable, a caer en poder de los socialistas (7).

En mi opinión la actual situación del país exige medidas drásticas: el gobierno de la Revolución Nacional que anhelamos debe suprimir la constitución libera-masónica del “53”, y de la “93”que le sigue, e igualmente los partidos políticos; clausurar las universidades libres y laicas, terminar la prensa amarilla e implantar un verdadero estado de sitio con el fin de juzgar a todos los que han tenido actuación pública desde la revolución del 55 hasta el presente. No hay otro arbitrio para salvar un Estado que tiene muchos doctores… que un gobierno absoluto (8).

El título de un gobierno no está asignado a la más o menos liberalidad de sus principios, pero si a la influencia que tiene en el bienestar de los que obedecen…(9).

En fin, Dios dé al futuro Restaurador de las Leyes el acierto de conciliar la paz y al mismo tiempo el honor de nuestra tierra (10).

JOSÉ DE SAN MARTÍN



(1) Carta a O´Higgins, Bruselas, 20 de octubre de 1827.
(2) Carta a T. Guido, París, 1º de febrero de 1834. Aquí San Martín se refiere a los ministros de Balcarce (1833), Enrique Martínez, Tagle y Ugarteche,
(3) Carta al Marisca Castilla, Presidente del Perú, Boulogne-sur-mer, 8 de noviembre de 1848. El Libertador se refiere a la revolución de 1848 en París.
(4) Carta a Manuel Antonio Tocornal, s/l, 30 de septiembre de 1846. Se refiere a la intervención de Francia e Inglaterra en el Río de la Plata.
(5) Carta a Rosas, Boulogne-sur-mer, 2 de noviembre de 1848. Se refiere a la revolución de 1848 en Francia y en el resto de Europa, especialmente en Italia, Austria-Hungría y Alemania.
(6) Carta al Mariscal Castilla, Boulogne-sur-mer, 15 de abril de 1849. S refiere a la revolución de 1848 en Francia,
(7) Carta a Castilla, Boulogne-sur-mer, el 8 de septiembre de 1848.
(8) Carta a T. Guido, Se refiere a la Confederación Perú-Boliviana presidida por Santa Cruz.
(9) Carta a T. Guido, París, 1º de febrero de 1834.
(10)Carta a Guido, s/l. 27 de octubre de 1847. Se refiere al que en ese momento defendía bravamente nuestra Patria, el Restaurador de las Leyes, Don Juan Manuel de Rosas.
Arte y Revolución. Gustavo Vera, Presidente de la Cooperativa La Alameda.
DNI 16.952. 954.